Ejercicios Fitness Ballet: el calentamiento

¡Hola chicas! Lo prometido es deuda. Hace algunos meses nos pedísteis que compartiéramos por nuestras redes sociales algunos ejercicios de Fitness Ballet para practicarlos por vuestra cuenta y … ¡lo prometido es deuda!

En este post y en los sucesivos, os traeré una completa tabla de ejercicios útiles y fáciles para ejecutar en casa. De este modo complementaréis la clase que realizamos en el estudio o si lo deseáis, tomaréis un primer contacto con esta maravillosa disciplina.

¿Os animáis? ☺

Hoy trataremos la primera parte de una clase de Fitness Ballet: el calentamiento. Pero antes de comenzar vamos a ver una serie de consideraciones que debemos tener en cuenta. El objetivo principal es que disfrutéis y lo paséis bien mientras que poco a poco, vuestro cuerpo y mente se tonifican.

Como ya sabéis el Fitness Ballet necesita una capacidad de concentración elevada, por tanto, lo ideal es realizar la tabla en la habitación más silenciosa de vuestro hogar. Por último, elegid ropa cómoda, zapatillas de media punta o, en su defecto calcetines antideslizantes y desprendeos de cualquier complemento que llevéis encima. Por si no sabéis qué poneros consultad este artículo donde os lo contamos: Cómo vestir en tus clases de Fitness Ballet

Estos ejercicios son imprescindibles como antesala y preparación de cualquier entrenamiento o actividad física. De no darle la importancia y dedicarle el tiempo que se merece, podríamos sufrir contracturas y tirones que no deseamos en absoluto.

Parte I. Función del calentamiento

El calentamiento trata de movilizar cada articulación de nuestro cuerpo y tiene como objetivo preparar a todos nuestros músculos y articulaciones para que realicen un posterior trabajo de fuerza, elasticidad y control del cuerpo de manera eficaz y sin lesiones.

Ahora sí ¡comenzamos!

Ejercicios de calentamiento

En el centro de la sala, con los pies en paralelo y los tobillos al ancho de las caderas, sentimos la energía que nos da el suelo al presionarlo con el centro de nuestros pies, con la planta.

Comenzamos a bajar la cabeza (la barbilla hacia el esternón), seguidamente los hombros, como si quisieras enroscarte sobre ti mismo. Imagina que empiezas a crear una cámara de aire entre cada vértebra y sigue bajando hasta alcanzar tu límite (recuerda que el límite lo pones tú).

Es importante que el cuello, los hombros y los brazos  estén totalmente relajados  (suena bien, pero sé que no es fácil). Flexiona las rodillas con un demieplié a dos tiempos musicales y estíralas con delicadeza. Repite el ejercicio de dos a cuatro veces.

En sentido contrario, ve subiendo vértebra a vértebra (conservando la cámara de aire que protegerá tu espalda durante todo el entrenamiento) enderezando poco a poco, y con mucho cuidado y cariño los hombros y la cabeza.

Repetimos este movimiento de introducción de dos a cuatro veces siguiendo los compases del piano (si  eliges poner música) que te ayudarán a sentir tu cuerpo al mimetizarte con la música.

Con estos ejercicios de calentamiento y estiramiento la columna se moviliza ya que se flexiona y se estira con el plié. Además calentamos y preparamos la parte posterior de los muslos, los isquiotibilales.

Aquí tenéis un pequeño vídeo para que lo veáis más claro:

Como veis, son ejercicios de calentamiento que no presentan demasiada dificultad, eso sí, son muy eficaces y apropiados para comenzar nuestra tabla.

Recordad que el calentamiento es imprescindible a la hora de realizar cualquier actividad física. Si lo realizamos, estaremos cuidando y mimando nuestro cuerpo de una manera sorprendente. ¡Os lo aseguro!

¿Tienes alguna duda? Hola, soy Elena Marco y estoy a tu disposición ☺

¿Te gustaría pertenecer al mundo del FITNESS BALLET? ¡Te espero en Facebook e Instagram! También puedes contactar conmigo aquí  ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.